martes, 3 de octubre de 2017

Tres vascos regresan tras rescatar a 300 personas refugiadas en el Mediterráneo


Una delegación de la Plataforma Ongi Etorri Errefuxiatuak ha acudido hoy martes 3 de octubre al aeropuerto de Loiu (Bilbao) para darles la bienvenida.

Jon Garcia Andonegi, Iñigo Mijangos e Iñigo Gutierrez, de Bermeo, Gorliz y Donostia, respectivamente, regresan después de dejar más de 300 vidas a salvo en Malta. Con la ONG Maydayterraneo-Proyecto AitaMari han navegado por el Mediterráneo Central frente a la costa libia.


El 26 de septiembre vivieron momentos de mucha tensión cuando fueron abordados por una patrullera de guardacostas libios que, con disparos al aire, les exigieron que entregaran a las personas rescatadas, a lo que se negaron.

Sobre # MAYDAYTERRANEO. Proyecto AitaMari Zubia promovido por PROEM-AID y SMH:

José María Zubía Cigarán, Mari o Aita Mari Fue un marino y pescador que se convirtió en un héroe popular por los salvamentos marítimos que realizó. A lo largo de su vida fueron innumerables los rescates en los que participó, perdiendo la vida el 9 de enero de 1866 en una tormenta después de haber puesto a salvo a unos cuantos marinos en peligro.


Nosotros lo tenemos claro: El pueblo siempre salva al pueblo.

Siguiendo la estela de este marino PROEM-AID de Sevilla y SMH de Gipuzkoa se han unido con el objetivo de trabajar en verano en el “corredor de la muerte del Mediterraneo” frente a las costas libias. Allí el año pasado perdieron la vida 5.100 personas registradas y este año más de 1.300 en los primeros meses. (*)


La política establecida por la Unión Europea a través de las resoluciones del Consejo Europeo es limitarse a controlar el flujo migratorio. Esto lleva implícito una ACTITUD ACTIVA de contención, utilizando el Mediterráneo como una barrera natural y que la alta mortalidad en sus aguas suponga una disuasión para aquellos que extienden su mano pidiendo auxilio en la otra rivera de nuestro mar. Así les condenamos a la esclavitud, la guerra, violencia sexual, tráfico de órganos y finalmente la muerte.

Ante el creciente desinterés de las autoridades europeas que se alejan de prestar una solución digna y eficaz a la actual y creciente crisis, son las organizaciones independientes las únicas que están trabajando para evitar el mayor genocidio del presente siglo.


No tenemos la solución a los conflictos, pero no podemos permanecer impasibles ante tanto el sufrimiento y la muerte de aquellas personas que no encuentran otra salida que jugarse la vida en el mar huyendo de una muerte segura en sus países de origen.

Somos voluntarios, trabajamos dedicando nuestro tiempo y dinero en una causa humana y necesaria, pero necesitamos la ayuda de todos aquellos que quieran ayudarnos a salvar vidas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario